Actualmente existen muchos abogados especialistas en startups. Por este motivo, puede ser complicado elegir al mejor letrado para apoyar a tu proyecto. Entran en juego aspectos que abarcan desde tu presupuesto hasta las necesidades de tu startup o las habilidades de tu letrado.

Para ayudarte, hemos decidido escribir una pequeña guía, en la que explicamos los detalles más relevantes que debes tener en cuenta a la hora de contratar a tu asistente jurídico especializado.

¡Contacta ya con tu abogado especialista en startups!


He leído y acepto las Condiciones Generales y la Política de privacidad

Cómo trabaja un abogado especialista en startups

Los abogados especialistas en startups se caracterizan por sus sólidos conocimientos en Derecho Corporativo. Pero, al contrario de lo que ocurre con los abogados mercantiles tradicionales, estos profesionales han adaptado su forma de trabajo a los requisitos específicos de las startups.

Por ejemplo, este tipo de proyectos tiene unas necesidades financieras que no puede satisfacer el circuito de crédito tradicional. Así, las entidades bancarias suelen solicitar avales y garantías que ralentizan la inyección de liquidez, así como previsiones de viabilidad con las que no siempre puede contar una startup.

Por eso suelen acudir a formas de financiación alternativas, como las rondas de financiación, las ICO o sistemas como el crowdfunding o el crowdlending. Como se entenderá, estas formas de financiación implican un marco regulatorio propio, y la mayoría de abogados societarios tradicionales no están habituados al mismo.

Además, las startups requieren una flexibilidad y capacidad de adaptación que no necesariamente deben darse en la empresa tradicional. En este sentido, cobran especial importancia instrumentos organizativos como el pacto de socios y herramientas garantistas como los vesting periods.

Otra de las características de las startups es su fuerte empleo de la tecnología y el talento. Lo cual requiere conocimientos en materia de propiedad industrial e intelectual, así como la habilidad de establecer programas de incentivos que atraigan y retengan a colaboradores habilidosos.

Y esto, a su vez, genera un efecto de retroalimentación: contar con un flujo de inversión constante y con una plantilla talentosa atrae progresivamente a más y mejores inversores. Pero captar su capital requiere de ciertas habilidades negociadoras.

Aspectos a considerar al contratar a un abogado especializado en startups

En definitiva, la forma de trabajo de los abogados especialistas en startups requiere que estos cuenten con una sólida formación en diferentes ramas del derecho. Tales conocimientos deben reforzarse con experiencia y conocimiento del ecosistema emprendedor, lo que suele requerir que el startup lawyer cuente con una buena red de contactos que puedan complementar sus habilidades.

La combinación de todos elementos podría suponer un sobrecoste para la organización. Sin embargo, los abogados que tienen experiencia en la asesoría jurídica a startups son conocedores de esta situación, por lo que suelen buscar formas de colaboración que optimicen la inversión.

En resumen, estos son algunos de los aspectos más relevantes a la hora de encontrar al letrado idóneo para tu proyecto:

1. Forma de colaboración

Del mismo modo que la startup es un proyecto en desarrollo, la relación con el abogado que la asesore debería ser progresiva. En las primeras etapas del proyecto, su asistencia puede limitarse a ofrecer consejos de crecimiento y garantizar unos cimientos sólidos.

Al reducir el campo de acción del jurista, la startup conseguirá ahorrar costes mientras desarrolla un “mínimo legal viable”. Es decir, durante las primeras fases basta con que la organización establezca unas buenas bases para su crecimiento mediante:

  • Una forma jurídica adecuada a sus necesidades y proyección.
  • Un pacto de socios fundadores que evite bloqueos en la toma de decisiones y facilite el funcionamiento de la startup.
  • Sistemas de garantía como un contrato de vesting period o cláusulas drag along y tag along.

En cuanto el proyecto dé sus primeros pasos necesitará captar inversión. Es entonces cuando el abogado especialista en startups incrementará sus responsabilidades y, por tanto, sus honorarios.

Con la primera ronda de financiación el startup lawyer deberá poner en práctica sus habilidades de negociación. Además, resultará útil que pueda conseguir financiación de ENISA, préstamos convertibles y otras fuentes de crédito.

Por otro lado, en este momento aparecerá la necesidad de incentivar a los empleados clave, lo que hace recomendable el establecimiento de planes de phantom shares o stock options.

Y en la fase de madurez del proyecto aparecerán nuevas necesidades, como la expansión o la preparación de la fase exit. Además, la estructura jurídica de una startup en etapas avanzadas debe ser especialmente garantista e incorporar elementos que aseguren el buen gobierno corporativo.

Si el abogado especialista en startups va incrementando progresivamente sus funciones, el proyecto logrará optimizar costes a la vez que mantiene una adecuada cobertura jurídica. Se trata, por tanto, de colaborar a modo de partners, cerrando la relación conforme vaya siendo necesario un mayor grado de compromiso.

2. Campos de conocimiento

Como ves, para desarrollar sus funciones el abogado especialista en startups debe dominar, al menos, los siguientes campos jurídicos:

  • Derecho Societario. Resulta fundamental para constituir la sociedad e ir adaptándola al progreso del proyecto. Pero no solo se aplica a la estructura jurídica de la startup, sino también a los procesos de toma de decisiones, a las ampliaciones de capital y, en general, a cualquier operación de adquisición, fusión o transformación.
  • Derecho Laboral. Es una de las ramas que más pronto entrará en juego, ya que regula las relaciones de la sociedad con sus empleados. Incluirá elementos tan importantes como los compromisos de permanencia o confidencialidad, así como los planes de incentivos.
  • Derecho Tributario. Una adecuada planificación financiera requiere tener en cuenta los costes fiscales del proyecto y controlar el modo de lograr el máximo ahorro fiscal. Es particularmente relevante en las fases avanzadas del proyecto, donde las obligaciones contables de la startup serán cada vez más complejas.
  • Derecho Mercantil. Se trata de un componente básico de la operativa ordinaria de la startup, e incluye elementos tan diversos como los contratos mercantiles, los seguros y la propiedad intelectual e industrial.

3. Servicios mínimos recomendados

Resumiendo lo antedicho, la startup necesitará unos servicios mínimos que dependerán de la etapa de desarrollo en la que se encuentre. En general, resulta recomendable contar con los siguientes servicios:

  • Fase preseed:
    • Pacto de socios fundadores.
    • Contrato de vesting de empleado clave.
    • Asesoría en la constitución de la sociedad.
  • Fase seed:
    • Planes de incentivos (stock options y phantom shares).
    • Negociación con inversores.
    • Financiación de ENISA.
    • Préstamos convertibles.
    • Asesoría en rondas de financiación.
  • Fase growth:
    • Derecho de la competencia, publicidad y consumidores y usuarios.
    • Fiscalidad (nacional e internacional).
    • Derecho tecnológico y de propiedad intelectual.
    • Registro de marcas y patentes.
    • Compliance y gobierno corporativo.
    • Fusiones, adquisiciones y modificaciones de la sociedad.
    • Asesoría en salida a mercados, entorno pre-mercado y MaB.

¿Cuánto cobran los abogados de startups?

Como comprenderás, el amplio campo de conocimientos que debe dominar el abogado especialista en startups puede suponer un sobrecoste en concepto de honorarios. Cuestión que se puede disparar si, además, tu abogado necesita el concurso de otros profesionales.

Por eso existen soluciones que ponen a tu disposición la asistencia de un conjunto de especialistas a precios asequibles y adaptados a las necesidades de tu proyecto.

Así, en LexGo Startups puedes contratar los servicios de un abogado con experiencia en la materia desde tan solo 39 euros al mes. En el caso de que tu proyecto tenga necesidades avanzadas (fase seed) podrás acceder a un amplio catálogo de servicios por 99 euros mensuales.

Y si estás preparado para dar el salto a la fase exit, entrar a los mercados cotizados o traspasar las fronteras nacionales tan solo tienes que consultar con nosotros. Pondremos a tu disposición a todo un equipo de abogados especialistas en startups por un precio razonable y adecuado a las necesidades y capacidad financiera de tu startup.

¡Contacta ya con tu abogado especialista en startups!


He leído y acepto las Condiciones Generales y la Política de privacidad

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
SUSCRÍBETE
close slider