Una cap table, capitalization table o tabla de capitalización es aquella tabla que analiza el porcentaje de dominio de cada socio sobre la compañía, así como la dilución y valor del equity tras cada ronda de inversión. Se trata, por tanto, de un instrumento diseñado para controlar la dilución del control de la sociedad a la hora de captar financiación, aunque tiene otras ventajas añadidas.

En este artículo analizamos qué es una cap table, cómo funciona y cuáles son las ventajas de contar con ella.

¡Contacta ya con tu abogado especialista en startups!


He leído y acepto las Condiciones Generales y la Política de privacidad

¿Qué es una cap table?

Como decimos, la tabla de capitalización es una forma de ordenar información. En concreto, quiénes son los socios de la startup y qué porcentaje de la misma poseen.

Como conjunto ordenado de datos, resulta irrelevante el formato en que se elabore. Así, algunas empresas emplean tablas de datos de Excel, mientras que otras utilizan herramientas específicas o aprovechan su Libro Registro de Socios como cap table.

En el libro de datos aparecerá información relativa a:

  • El volumen total de participaciones o acciones de la startup.
  • La identidad de los socios de la startup.
  • El porcentaje de equity atribuido a cada socio.
  • La valoración tras cada una de las rondas de financiación.

Gracias a la representación organizada de estos datos los inversores, accionistas o partícipes pueden obtener de un solo vistazo información muy valiosa al respecto del reparto del poder político en el seno de la startup.

Ventajas de contar con una tabla de capitalización

En definitiva, la principal ventaja de la tabla de capitalización es la obtención rápida y ordenada de información. Ten en cuenta que, tanto en el momento de fundación de la sociedad como de adquisición de acciones o participaciones, el socio o inversor no tiene por qué saber qué porción del poder político está adquiriendo. Así, las acciones se numeran y valoran, pero para saber el peso relativo de cada una de ellas se tiene que conocer la totalidad de las participaciones existentes y su distribución.

Por tanto, la cap table permitirá determinar quién ostenta qué proporción de acciones. Y no solo eso, ya que al controlar la valoración de la startup tras cada ronda de inversión se podrá trazar el nuevo reparto tras la entrada de socios inversores.

Monitorizar los efectos de la entrada de nuevos inversores ayudará a mantener el control sobre los aspectos políticos y económicos del proyecto. Además, la capitalization table arrojará una información estructurada y cronológica a los nuevos inversores.

En resumen, la información contenida en la cap table ayudará:

  • A los nuevos inversores. Gracias al detalle recogido en la tabla conocerán la composición del capital de la sociedad. Esto les ayudará a prever los efectos de su inversión y los derechos a los que tendrán acceso.
  • A los socios fundadores e inversores iniciales. Al llevar un seguimiento del impacto de las sucesivas entradas de capital podrán controlar el efecto de dilución, planificando con más precisión sus próximas operaciones financieras.

Cómo funcionan las cap tables

La cap table se utiliza, básicamente, en dos etapas. En primer lugar hay que recoger y organizar datos. Posteriormente se analizarán estos datos ordenados para extraer la información de valor.

Recogida de información

La primera cap table debería elaborarse en el momento de la fundación de la startup. Básicamente detallará:

  • La cifra total del capital inicial, en euros.
  • El número de acciones o participaciones en que se divide.
  • La cifra de acciones o participaciones que corresponde a cada uno de los socios fundadores.
  • El porcentaje sobre la totalidad que representa el capital correspondiente a cada socio fundador.

Por ejemplo, si fundas una startup con dos socios más y aportáis un capital inicial de 10.000 euros, la información societaria básica señalaría:

  1. La cifra total del capital social. En este caso, 10.000 euros.
  2. El número de acciones en que se divide y su valor. Por ejemplo, 10.000 acciones de 1 € cada una.
  3. El número de acciones que asume cada socio. Por ejemplo, 5.000 acciones uno de los socios, 3.000 acciones el segundo y 2.000 acciones el tercero.

Sin embargo, la cap table hará también un cálculo de la representación porcentual del equity de cada socio. En este caso, el primer socio ostentará el 50 % de la sociedad, el segundo el 30 % y el tercero el 20 %. De este modo será más sencillo trazar los derechos políticos y económicos de cada cual.

Posteriormente, cuando la startup vaya a distribuir equity por medio de operaciones de financiación, recogerá la nueva composición de su capital. En este sentido, detallará el número de acciones a emitir, su prima de emisión, la fecha de la inversión…

Toda esta información se recogerá junto a la anterior, realizando un registro cronológico. El resultado será una tabla que reflejará cómo ha quedado distribuido el control de la sociedad al cierre de la ronda de financiación.

Las cap tables también deben incorporar información como la valoración premoney y postmoney, las stock options, las participaciones preferentes…

Análisis de información

Recogida toda la información, los nuevos inversores podrán analizar la evolución del capital societario. Esto convierte a la tabla de capitalización en un instrumento idóneo para realizar la due diligence previa a una adquisición o inversión.

Así, conocerán cómo está distribuido, accediendo a información tan relevante como su impacto y derechos dentro de la startup o el nivel de dilución que han asumido los fundadores a lo largo de la vida del proyecto.

Por su parte, los fundadores podrán determinar cómo va a afectar una nueva ronda de financiación en su control sobre la startup. No olvidemos que una dilución excesiva puede comprometer la posibilidad de dirigir el proyecto e incluso arruinar posibilidades de venta.

Recordemos que una cap table excesivamente fragmentada puede complicar la toma de decisiones. Así, los porcentajes en poder de los socios fundadores deberían oscilar:

  • El 80 – 90 % en las fases iniciales del proyecto.
  • Entre un 60 y 70 % tras las primeras rondas de financiación.
  • En cuanto la participación del Lead-Enterpreneur baje de los porcentajes óptimos se corre el riesgo de un desincentivo. Lo cual puede ahuyentar a los inversores potenciales.

La dilución también afecta a los inversores iniciales, que gracias a la tabla de capitalización podrán tomar medidas para que su participación no se reduzca excesivamente.

Más allá de esta información, de indudable valor político y económico, tanto los inversores como los gestores del proyecto podrán trazar y optimizar sus estrategias de incentivos (phantom shares y stock options, principalmente).

En definitiva, la cap table es uno de los instrumentos más importantes a la hora de gestionar una startup, junto al pacto de socios y los planes de incentivos. Si quieres más consejos para llevar tu proyecto a buen puerto, recuerda que en LexGo-Startups estaremos encantados de ayudarte.

¡Contacta ya con tu abogado especialista en startups!


He leído y acepto las Condiciones Generales y la Política de privacidad

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
SUSCRÍBETE
close slider